Cerrar

Ser innovador

Artículo publicado en la columna "Planteamientos" del suplemento dominical de Levante EMV

Publicado por Jesus
jueves, 02 de noviembre de 2017 a las 10:48

En los últimos años se ha hablado mucho de innovación, pero verdaderamente poco de lo que realmente significa esta palabra. Para mí, una definición podría ser la de que la innovación es la “creación de algún: producto, bien, servicio o proceso, que se caracteriza por ser algo nuevo, perfeccionado, que sale de lo convencional, no repetido o común”. Y las innovaciones lógicamente salen en principio de las personas, y después a través del trabajo de los equipos, llegan al mercado.

Veamos pues, qué es “SER INNOVADOR”. Innovador es “una persona con visión de futuro, capaz de transformar ideas en bienes o servicios por los que los usuarios estén dispuestos a pagar”, y que representen una diferencia en relación a lo ya existente en el mercado. No debemos confundir una persona creativa con una innovadora, ya que el innovador concreta y aplica las ideas, y no se queda simplemente en la imaginación, sino que les da vida y sentido real y tangible.

Diversos autores citan como las 5 cualidades clave de los innovadores: observar, asociar, preguntar, experimentar y descubrir.

Podemos nacer innovadores, pero también convertirnos en innovadores. Para esto, a continuación veremos diferentes aspectos: los innovadores son grandes observadores, tanto del entorno como de los comportamientos que tienen las personas, lo que les permite detectar  posibles huecos  o aspectos en nuestro día a día, que nos resultan costosos o molestos, y buscan soluciones para resolverlos o mejorarlos.

En muchos casos las soluciones y las oportunidades provienen de la asociación o combinación de diferentes informaciones e ideas, para lo que se deben analizar las cosas y ver posibles interacciones entre ellas, que nos pueden dar soluciones totalmente impensables anteriormente. Todo ello sin dejar de mantenerse informado de los avances y novedades que se están produciendo en el entorno del tema sobre el que queremos innovar, tanto a nivel de las nuevas tecnologías, la industria, la competencia, los diseños, la publicidad, etc…

Pensemos que todo problema tiene varias soluciones posibles, y que se puede encontrar una forma de hacer las cosas mejor; por tanto, no demos por buena la primera solución encontrada, pues profundizando saldrán otras que hubiéremos perdido, aunque tampoco nos atasquemos dándole demasiadas vueltas a una idea.

Una vez desarrollada la innovación, no caigamos en la tentación de esperar a que el producto esté muy perfeccionado para darlo a conocer al mercado, ya que seguro que se podrán realizar diversas mejoras, pero habremos retrasado el conocer la aceptación de los clientes. Debemos asumir que al innovar, se corre el riesgo de cometer errores, pero es mejor reconocerlos  y admitirlos cuanto antes, para efectuar si procede cambios o modificaciones.

Y por último, no olvidemos la necesidad de descansar y relajarnos, pues nuestro cerebro requiere libertad y tiempo para pensar y crear nuevas ideas. Entendamos que ser innovador no es una cualidad, es una actitud, y como decía el padre de la física moderna Albert Einstein: “la imaginación es más importante que el conocimiento”.

>> Artículo de Jesús Casanova publicado en Levante EMV

5
visitas hoy 2 · visitas total 485

Usuario: Jesus

Canal: CEEI Valencia

Fecha publicación: 02/11/2017 10:48

Url: http://ceeivalencia.emprenemjunts.es/?op=8&n=14511

Comentarios

Usuario sin logear

Envía tu comentario

Debes iniciar sesión - Hoy 02:57

Título:

Comentario:

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar