Cerrar

Banner cifras Emprenemjunts

Vigilancia de los correos electrónicos en la empresa

Análisis de la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos

LOPEZ-PENA & SERON ABOGADOS SLP

LOPEZ-PENA & SERON ABOGADOS SLP

Publicado el lunes, 11 de septiembre de 2017 a las 14:51

Mostrar ampliado

Límites a la vigilancia de los mails

Límites a la vigilancia de los mails

El pasado martes, 5 de septiembre, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) dictó en segunda instancia su sentencia relativa al caso BARBULESCU vS. ROMANIA, en la que establece que las empresas no podrán controlar de manera ilimitada las comunicaciones profesionales de sus empleados. Esta sentencia modifica la que, sobre el mismo caso, dictó el TEDH en 2016, cuando declaró que la actuación de la empresa al controlar las comunicaciones por Messenger de su trabajador no constituía una violación del derecho a la privacidad que establece el art. 8 de la Convención Europea de Derechos Humanos.

Como es de suponer, este pronunciamiento ha dado lugar a preocupación entre el sector empresarial, pues parece que esta sentencia limita su capacidad de vigilancia sobre la actividad de sus trabajadores, mientras por otra parte la normativa le exige cada vez mayores medidas de control sobre esa actividad, pudiendo incurrir incluso en responsabilidad penal de no llevarla a cabo, por lo que este ámbito tiene una especial relevancia en los sistemas de Compliance.

Sin embargo, esta la nueva sentencia de 2017 no conlleva una contradicción tan obvia. En ella, el TEDH realiza una ponderación entre, por una parte, el derecho del empleador a establecer las medidas necesarias para lograr el buen funcionamiento de su empresa y, por otra, el derecho a la intimidad del trabajador y al secreto de sus comunicaciones.

La jurisprudencia en esta materia ha evolucionado en los últimos años, en correspondencia con los avances tecnológicos. Ya en 2007, el Tribunal Supremo español estableció los criterios que debía cumplir la revisión empresarial para estar cubierta por la facultad de control establecida en el artículo 20.3 del Estatuto de los Trabajadores. Se consideró entonces que el uso personal de los ordenadores del trabajo era una práctica habitual, tolerada, y prácticamente inevitable. Sin embargo, la generalización desde entonces de smartphones y otros dispositivos hace que, en la actualidad, las gestiones personales se puedan llevar a cabo sin utilizar los recursos de la empresa, y sin que ello obstaculice el normal desarrollo de la vida personal del trabajador. Sigue leyendo.

5
visitas hoy 1 · visitas total 514

Usuario: MercheLaNube

Empresa: LOPEZ-PENA & SERON ABOGADOS SLP

Canal: CEEI Valencia

Fecha publicación: 11/09/2017 14:51

Url: http://ceeivalencia.emprenemjunts.es/?op=8&n=14545

Comentarios

Usuario sin logear

Envía tu comentario

Debes iniciar sesión - Hoy 05:02

Título:

Comentario:

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar