Cerrar

INESPAY da la bienvenida a las Fallas 2018

INESPAY recibe a las Fallas 2018
Instituto Europeo de Sistemas de Pago, S.L.

Instituto Europeo de Sistemas de Pago, S.L.

Publicado el miércoles, 28 de febrero de 2018 a las 12:12

Pólvora, luz, color, arte… no hablamos de bodas, sino de tradición y fiesta. Las Fallas de València no necesitan presentación para destacar cuán importantes son para los valencianos y valencianas que anualmente ansían el mes de marzo para disfrutar de ellas. Se trata de una fiesta que se remonta a la antigua tradición de los carpinteros de València. En vísperas del día del patrón San José, el 19 de marzo, quemaban los trastos viejos e inservibles frente a sus talleres, en plenas calles y plazas públicas. Actualmente, esta “cremà” dista mucho de la que hoy conocemos, con monumentos que emocionan e impresionan hasta a la persona más impávida.

Hablar de fallas es sinónimo de arte, tradición y cultura. Se trata de una festividad en la que se aúnan los vecinos de cada barrio para disfrutar de un evento único. No es una fiesta de tres semanas, sino que es una tradición que se gesta durante todo el año a través de la elección de las falleras mayores o el artista que realizará la falla. En cuanto a la primera elección, en julio se escoge a las candidatas a ser Fallera Mayor y en octubre se celebra el acto en el que se conoce quién de ellas será la vencedora. Por su parte, el artista fallero es elegido durante los meses de marzo y abril.

Sin duda, el gran protagonista es el monumento, la falla, donde cada comisión destina una determinada cantidad de dinero. Las fallas se dividen por secciones, dependiendo del presupuesto destinado al monumento y del número de falleros y falleras.

A pesar de ello, también es vital hablar de la indumentaria de los trajes falleros, un arte en la confección que se realiza durante todo el año. Quienes se aventuran a comprar estos trajes maravillosos, saben que deben hacerlo con un tiempo de antelación considerable. Lo ideal es hacerlo el día siguiente de la Cremà, es decir, el 20 de marzo, puesto que en algunas casas de indumentaria valenciana tienen descuentos. Gracias a ellos, se pueden escoger telas de mayor calidad y que por ello son más costosas. En cuanto a las telas, la estrella sigue siendo el espolín, aunque también se encuentran de seda, tapicería, damasco o rayón. Como todo en esta vida, cuanto más azúcar, más dulce, pero es recomendable escoger una tela con un fondo suave, con colores como el azul cielo o el verde aguamarina. Los estampados pueden ser de colores más versátiles, pero teniendo en cuenta que debe ser un traje, no un disfraz.

Los días previos falleros

Es importante remarcar un dato que no todos conocerán. Anualmente, durante los meses de octubre y noviembre, se exponen en determinados centros comerciales los bocetos de las fallas de sección Especial y sección Primera A. Así, quienes sean más ansiosos podrán conocer las fallas venideras antes que muchos. Por otra parte, los primeros días de febrero marcan el comienzo de la fiesta como tal. Los visitantes, pueden contemplar los ninots de cada una de las comisiones falleras. Porque sí, aquí a cada uno de los elementos que aparecen en las fallas se les denomina “ninots”, muñeco en valenciano. La Exposició del Ninot, que así se llama donde se alberga cada uno de ellos, puede visitarse en el Museu de les Ciències Príncipe Felipe desde los primeros días de febrero hasta el 15 de marzo. A modo de votación popular, en un acto totalmente democrático, los y las visitantes deciden cuál será el “ninot indultat”, tanto infantil como mayor, que se librará de las llamas. Se permite un único voto por persona tanto infantil como mayor. En este sentido, la transparencia está garantizada.

Si hablamos de eventos falleros, el pistoletazo de salida se produce el último domingo de febrero, con el evento de la Cridà. A través de un espectáculo pirotécnico, quien está en posesión de la alcaldía, en esta ocasión Don Joan Ribó, invita al mundo a visitar la ciudad de València para vivir las Fallas. Asimismo, en un acto simbólico, otorga las llaves de la ciudad a la Fallera Mayor, previamente elegida en los meses anteriores. Ésta, realiza un pequeño discurso ante la multitud que aguarda en la calle a pesar de las posibles inclemencias del tiempo, para también remarcar la tradición y pasión fallera que tan especial es. A partir del 1 de marzo, comienzan las mascletàs, un arte pirotécnico en la Plaza del Ayuntamiento como foco transmisor de la cultura fallera. Cada día hasta el día 19 de marzo, a las 14:00 horas comienza un espectáculo lleno de sonido (que no ruido), luz y color que aviva el sentimiento de todo aquél que acude a verlo. Además, se realizan numerosos espectáculos de fuegos artificiales tanto los días grandes como los días en los que se celebran la Cabalgata del Ninot y la Cabalgata del Regne (cada una de ellas un sábado de marzo). A las 00:00 horas se realizan sendos castillos en la Plaza del Ayuntamiento. Por otro lado, en la Alameda, se puede observar un espectáculo de fuegos artificiales durante los días grandes falleros a las 00:00 horas. El día más especial es el del 18 de marzo, con la denominada Nit del Foc, donde la representación pirotécnica tiene una mayor duración y es más especial a la 1:30 horas de la madrugada.

Los días grandes falleros

Y a partir de aquí, ¿hay algo más? Por supuesto. Vivir en València esos días permite impregnarse, casi sin darse cuenta, del sentimiento fallero. Quienes visitan la ciudad comienzan a ver a la gente ocupando horchaterías y bares para degustar los tradicionales buñuelos de calabaza junto a un chocolate caliente. Otro aspecto fundamental que también ocupa un importante lugar son los petardos que tiran los aficionados. En su inmensa mayoría, son los más pequeños quienes se aventuran a ello con las tradicionales “bombetas”, mientras juegan a ser mini pirotécnicos novatos. La música es crucial en estas fechas. Las bandas tocan un buen número de canciones en un gran nombre de espectáculos que se celebran durante los días grandes: la recogida de los premios, del ninot que aguarda en la Exposició del Ninot o l’Ofrena a la Mare de Déu dels Desamparats (La Ofrenda), de la que hablaremos a continuación.

Los días más destacados de la fiesta fallera son los que comprenden del 15 al 19 de marzo, donde las fallas ya están plantadas y a disposición de los visitantes para su visita y fotografiado. El día 15 de marzo a las 8:00 horas, las fallas infantiles deben estar terminadas para que un jurado experto evalúe la calidad de cada uno de ellos y decida en qué posición quedan. Por su parte, el día 16 de marzo, le toca el turno a las fallas grandes, que a las 8:00 de la mañana tendrán que estar acabadas. El jurado las visitará y también decidirá su posición. Durante la tarde del 14 y 15 de marzo se produce el hype valenciano, donde las comisiones aguardan en sus casales los resultados que Junta Central Fallera pronuncia por sectores. 

A partir de este momento, los ríos de gente ocupan València para contemplar los monumentos. El año pasado, el gato al agua se lo llevó la comisión de Monestir de Poblet - Aparicio Albiñana (l’Antiga de Campanar) tras 26 años sin llevarse el oro fallero. Habrá que esperar a este año para conocer los resultados y ver cómo se sitúa el palmarés de primeros premios de fallas por comisiones a lo largo de los años.

Palmarés de primeros premios

El primer premio de la sección especial es el más característico de todos. Como en cualquier disciplina, no llueve a gusto de todos y cada año genera controversias entre el público, que no siempre está de acuerdo con el resultado. Otorgar esta máxima distinción no es algo nuevo, hay que remontarse un siglo para ver cuándo surgió. Todo empezó en el año 1901, gracias a la iniciativa del Ayuntamiento de València, creando por primera vez el Premio al Monumento Fallero. Sin embargo, la sección Especial, anteriormente conocida como Extraordinaria, apareció en el año 1942, donde la falla Barcas - Don Juan de Austria se alzó con el galardón. En este palmarés, recopilaremos los primeros premios desde ese año, para elaborar un listado de las comisiones con mayor número de ellos. La Falla Plaça El Pilar es la que se coloca en primer lugar con 16 años quedando primera de todas las categorías. Muy de cerca le sigue la comisión de Convent de Jerusalem Matemàtic Marçal con 14 primeros premios. Las siguientes fallas que conforman el ranking son las de Plaça del Mercat, Na Jordana y Nou Campanar (ya desaparecida), con 13, 12 y 7 primeros premios respectivamente.

¿Cuál es el presupuesto de las fallas de especial?

Pertenecer a la sección Especial depende del presupuesto que la falla destine al monumento. Para incluirse en ella, deberán gastarse un mínimo de 85.000 euros en la falla. En la máxima categoría, actualmente compiten 9 comisiones para alzarse con el primer premio y más de la mitad de ellas, realizan un presupuesto que supera los 150.000 euros. Hace años podíamos visitar la falla más cara de la historia, que se correspondía con Nou Campanar en el año 2008, donde el precio ascendía a casi el millón de euros. Una falla que consiguió el primer premio con 30 metros de altura bajo el lema “Cuánto Cuento”. Actualmente, el presupuesto máximo fijado para las de la sección Especial es de 200.000 euros, aunque los más escépticos estiman que las comisiones gastan cientos de miles de euros más en ellas.

L’Ofrena, más que un acto religioso

¿Sabes cuál es la historia de l’Ofrena? Todo surgió durante los primeros años de la década de los 50, cuando la Fallera Mayor de la comisión Falangista Esteve (ahora San Vicente - Periodista Azzatti), recibió una ingente cantidad de ramos de flores. Otra de las falleras de dicha comisión, le propuso rendir un homenaje a modo de procesión a la Virgen para dar utilidad a esos ramos de flores. Actualmente, los días 17 y 18 de marzo València se paraliza completamente. Los trajes falleros adornan las calles, ya que miles de personas se congregan en sus comisiones para desplazarse a la Plaza de la Virgen a rendir un particular homenaje a la Mare de Déu. Las mujeres portan un ramo, blanco o rojo, con el que se conformará el diseño del manto de la Virgen. Aquí no hay lugar a debates en torno a religiones, puesto que no es un acto únicamente religioso, sino que es algo más. Es una emoción y un sentimiento. el día 17 de marzo, la última persona que entrega su ramo es la Fallera Mayor Infantil de València, en torno a la 1:00 de la madrugada. Por otro lado, el día 18 de marzo ocurre lo mismo, pero con la entrada de la Fallera Mayor de València.

El día de la Cremà

El día 19 de marzo es el día de la Cremà. Durante los días que van del 15 al 19 de marzo, las verbenas, las recogidas de premios, los conciertos y l’Ofrena han quedado atrás para dar lugar al fin de las fallas de ese año. Este día es el más simbólico de todos, puesto que todos y cada uno de los monumentos son pasto de las llamas para dar la bienvenida a la Primavera y a las fallas del año siguiente. Más allá del debate que surge en torno al ecologismo, es un acto muy especial donde el color y el fuego se unen para la quema de los monumentos. Como dato curioso, hace años este evento se producía el día 18 de marzo, pero a causa de un día de viento considerable, se trasladó al día 19 de marzo, para quedarse como tal hasta hoy.

Las Fallas como motor de la economía

València vive del turismo, es un hecho. Sin embargo, lo cierto es que las Fallas, que también son reclamo turístico, mueven una ingente cantidad de dinero y generan numerosos puestos de trabajo. Efectivos de la policía, equipos de limpieza, artistas falleros, indumentarias valencianas, industrias textiles, pintores o carpinteros son algunos de los oficios que ocupan a un buen puñado de personas para desempeñar las diferentes tareas.

Por su parte, las comisiones falleras ingresan mensualmente una cuota con la que hacen efectiva su pertenencia a la falla. Gestionarlo puede ser bastante complicado, puesto que hay muchos conceptos que determinar y alguno que otro despiste que no paga cuando toca. Por ello, lo mejor es realizar el cobro de las cantidades mediante el banco, dejando atrás las arcaicas formas de pago en efectivo.

Desde la pasarela de pago de INESPAY, venimos favoreciendo sistemas de pago para el mundo fallero. El pago de la cuota o de eventos, ya no tiene que ser un dolor de cabeza en la recogida manual de dinero efectivo. La Secretaría General de cada falla, puede cobrar estos importes a través de un simple e-mail a cada fallero o fallera con un enlace de pago. INESPAY, como empresa valenciana persigue fomentar la comodidad del mundo fallero en aras de preservar nuestra cultura.

5
visitas hoy 2 · visitas total 928

Usuario: alvbemart

Empresa: Instituto Europeo de Sistemas de Pago, S.L.

Canal: CEEI Valencia

Fecha publicación: 28/02/2018 12:12

Url: http://ceeivalencia.emprenemjunts.es/?op=8&n=15599

Comentarios

Usuario sin logear

Envía tu comentario

Debes iniciar sesión - Hoy 04:05

Título:

Comentario:

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar