Cerrar

10 tips para apostar por un influencer valorado

Instituto Europeo de Sistemas de Pago, S.L.

Instituto Europeo de Sistemas de Pago, S.L.

Publicado el jueves, 06 de septiembre de 2018 a las 12:27

 

Dulceida, Laura Escanes, Oto Vans, Soy una Pringada… ¿te suenan? Seguramente a una gran parte de la población les sonará alguno de estos nombres. Son influencers, que se dedican a diversos quehaceres en las redes sociales para acaparar audiencia y engagement. Es la profesión de la segunda década de los 2000, personas que hacen fotografías bonitas mientras promocionan según qué productos y servicios en Instagram o YouTube. Parece que el marketing es su pareja perfecta, puesto que gracias a él, están consiguiendo en según qué casos, regalos, invitaciones a eventos e incluso, dinero.

Una de las opciones más destacadas para promocionar productos y servicios

Por si lo desconocías, debes saber que la publicidad que está asociada a los y las influencers, se ha consolidado últimamente, puesto que hasta un 86% de las marcas han utilizado este tipo de marketing con ellos y un 94%, han quedado satisfechas con el resultado. Por otro lado, encontramos un 14% de firmas que aún se muestran escépticas ante este tipo de publicidad.

Sin embargo, la pregunta del millón es la siguiente: ¿Todos los influencers sirven? Para dar respuesta a esta pregunta, es necesario investigar en ello para saber si es así. Los expertos, indican que el mayor error de las campañas con influencers es que las marcas únicamente se fijan en un número, correspondiente a los followers, sin saber si esa persona es idónea para promocionar el producto.

Para conseguir que sea una campaña exitosa, hay que precisar los objetivos que persigue la firma en cuestión y ahondar en las razones que han llevado a pensar en determinadas personas de ese mundo.

Deshaciendo los mitos que rodean a los influencers

En primer lugar, es necesario hablar de un aspecto que hemos citado anteriormente, que cualquier influencer sirve para una campaña. La respuesta es no. Para escoger a la persona idónea, es necesario estudiar en profundidad su personalidad, sus imágenes y su perfil. Asimismo, hay que pensar si su mensaje y su audiencia será potencial y se adecuará a los valores de la marca.

El segundo mito, es la aseveración que indica que ser popular es tener millones de seguidores. Poseer un número de personas seguidoras en tus redes sociales, no significa que seas influencer. Lo más importante en este sentido es el engagement conseguido, es decir, la capacidad que tiene de obtener likes y de tener una buena relación con sus seguidores, quienes se toman la molestia de comentar sus fotos. Parece una tontería, pero tiene un gran valor.

El tercer mito, se centra en el hecho de que las marcas no poseen los recursos necesarios como para llevar a cabo una campaña con influencers. Ni hace falta recurrir a la Champions League de los influencers como Dulceida o Paula Echevarría, ni tampoco es necesario pagar 100 euros por publicación. Lo único que hay que observar es que hay personas dispuestas a colaborar por mucho menos y también tienen seguidores que podrían ser clientes potenciales. Es decir, a veces no es necesario pagar por la colaboración, sino que basta con obsequiarle con alguno de los productos de la marca para que los promocione y de paso, disfrute de ellos.

El cuarto mito se centra en que el ROI debe medirse de forma monetaria. En este aspecto no hay que ser “eurero”, sino que deben saber que la inversión se debe medir desde múltiples parámetros y no centrarse únicamente en el dinero invertido tras una campaña.

El siguiente de ellos es que los influencers son meros medios de comunicación. Mira, no. Para ello es necesario estudiar una carrera y poseer amplios conocimientos en comunicación. De esta forma, se menosprecia muy mucho aquellas profesiones relacionadas con el mundo de la comunicación, puesto que a los influencers no se les puede asociar la idea de que incurren en el intrusismo laboral.

El sexto de los mitos, es el de que la influencia no es una estrategia. En este aspecto, es vital que dentro de las múltiples acciones que se realicen, se ahonde en aquellas que se centren en los valores de la empresa y que sean efectivas a la hora de dirigirse al público.

Uno de los mitos es que los influencers únicamente son efectivos con los millennials 

Para hablar del siguiente mito, es necesario hacer referencia a la generación actual. Parece que los jóvenes y adolescentes son las únicas personas que hacen uso de las redes sociales y tienen las capacidades para ser influencer. Fiona Ferrer no es universitaria actualmente precisamente y se considera que es influencer, por lo que esa idea debería erradicarse de la cabeza a la hora de buscar una persona para realizar la campaña de este tipo. Asimismo, lo que se debe observar es qué se está promocionando, puesto que quizás el producto de una determinada firma encaja con personas que tengan una edad comprendida entre los 35 y los 40 años.

El siguiente mito se centra en el hecho de que los influencers deben tener absolutamente todas las redes sociales y promocionar en todas ellas los productos o servicios. Craso error, puesto que cada persona tiene que encontrar su target, un intervalo de edad a la que dirigirse, gustos y según qué rasgos.

El noveno mito guarda relación con el anterior y es que la campaña con los influencers debe ser la misma en todas las redes sociales. Cada red social, tiene una utilidad y unas funcionalidades distintas. Así, Instagram es más visual, mientras que Twitter es más informativa. Asimismo, en cada una de ellas se encuentra un público distinto que persigue una serie de objetivos diferentes.

El último de ellos es que hay que tener claro que no es una profesión como tal. A pesar de que respetamos la labor que se realiza en este tipo de colaboraciones y que la edición de imágenes y vídeo es una ardua tarea, no está contemplada como una labor legal. Las personas que se dedican a ello, deberían ser autónomos en caso de llegar al Salario Mínimo Interprofesional fijado en España. Así, un influencer es un actor más de la película de la campaña publicitaria, donde es un engranaje más de ella y nunca se debería considerar el eje de la misma.

INESPAY empieza su andadura 2.0 en Instagram

Por último, como recomendación, para ser capaz de demostrar definitivamente el tirón de un influencer en la red social, existe la posibilidad de vender directamente desde su perfil de red social. Esto sí que se traduce en un verdadero éxito en lo que a influencia comercial se refiere, si somos capaces de vender un producto o cobrar una promoción directamente desde nuestra red social. Por ejemplo, para Instagram podemos instalar fácilmente el enlace de pago de la pasarela de pago por transferencia de INESPAY, para que nuestros seguidores nos puedan realizar un pago por transferencia desde nuestro perfil. Esto sí que convence a las marcas, lo que realmente se es capaz de vender desde nuestra red social.

5
visitas hoy 2 · visitas total 561

Usuario: alvbemart

Empresa: Instituto Europeo de Sistemas de Pago, S.L.

Canal: CEEI Valencia

Fecha publicación: 06/09/2018 12:27

Url: http://ceeivalencia.emprenemjunts.es/?op=8&n=16852

Comentarios

Usuario sin logear

Envía tu comentario

Debes iniciar sesión - Hoy 11:22

Título:

Comentario:

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar