Cerrar

Maite Marín y Toño Pons apelan a los valores fundacionales para que las empresas perduren

Fundación ETNOR

Fundación ETNOR

Publicado el viernes, 23 de abril de 2021 a las 13:21

Son los valores fundacionales de la empresa los que garantizan su perdurabilidad en situaciones complejas como las actuales.  A ellos han apelado Maite Marín, directora del Complejo Educativo Mas Camarena, y Toño Pons, presidente de Importaco, en la mesa de debate “La gestión empresarial de la pandemia. Una perspectiva ética” organizada por la Fundación Étnor y la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE). El debate se enmarca en el ciclo de conferencias del XXX Seminario de Ética Económica y Empresarial de la Fundación Étnor “Caminos de futuro en tiempos de coronavirus. Una perspectiva ética”.

En la apertura, el hasta ayer presidente de la Fundación Étnor, Enrique Belenguer, se ha referido a las alianzas. “Sin alianzas no lograremos reconstruir nuestras sociedades tras la pandemia”. En su opinión, gobiernos, empresas y sociedad civil son necesarios para enfrentar los problemas globales y la pandemia ha venido a acelerar este proceso de concienciación. “O trabajamos juntos, cooperamos y acordamos las acciones o los costes serán mayores de los que ya son. La Fundación Étnor, tras 30 años de vínculo de empresa y academia en pro de una mejor sociedad, puede dar ejemplo de cómo es posible esta alianza fructífera en el tiempo”.

Emili Villaescusa, vicepresidente de la Fundación Étnor y presidente de la Confederación de Cooperativas de la Comunitat Valenciana (CONCOVAL) ha moderado la mesa y ha introducido a los representantes de “sectores fundamentales en cualquier economía, imprescindibles en la Comunitat Valencia y esenciales en momentos tan complejos como los que vivimos”.  

Valores fundacionales

Toño Pons ha recordado los orígenes de Importaco y los principios éticos que inspiraron a su fundador en la década de los 40. Confianza, rigor y participación son los valores que han perdurado hasta la tercera generación. “Debemos conseguir que perduren a generaciones futuras y que estén bien integrados en la cultura empresarial” ha asegurado.

Por su parte, Maite Marín ha explicado que el centro educativo Mas Camarena “trabaja con la materia prima más sensible, los niños y adolescentes”. El centro tiene como misión educar para el futuro.

El respeto, el esfuerzo y la satisfacción personal de alumnos y profesores son los valores con los que trabaja el centro. Fundado en 1962, el grupo Mas Camarena está inmerso en un gran proyecto educativo-deportivo internacional, con la creación del Students’ Resort and Sports Centre, unas instalaciones que ofrecen residencia de estudiantes, un centro multideportivo de alto rendimiento y una educación de Bachillerato Internacional. En Mas Camarena, no sólo se fomenta la educación en valores desde acciones del profesorado, sino que los alumnos realizan acciones solidarias y disponen de becas de excelencia que premian el esfuerzo personal. Además, el centro trabaja en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y cuenta una fundación, Colegios XXI, que está enfocada, sobre todo, en construir escuelas infantiles en Perú. “Contribuimos a crear un mundo mejor a través de la educación, desarrollando valores de solidaridad, tolerancia y mentalidad internacional, trabajando desde el esfuerzo y la satisfacción personal”, ha concluido

Gestión empresarial de la pandemia

En Mas Camarena “la primera prioridad durante el confinamiento fue que nuestros alumnos no perdieran ni un día de clase, principalmente en los cursos superiores, como 2º de Bachillerato. El claustro de profesores realizó un trabajo intenso que nos permitió obtener, una vez más, la mejor nota de Selectividad de la Comunidad Valenciana”, explica Marín. Los pilares en los que asienta su excelencia son el proyecto educativo, el alto nivel de aprendizaje, la innovación y la profesionalidad de los docentes.

En 2020 Importaco invirtió 6,5 millones de euros en calidad e innovación. “La pandemia ha sido un acelerador de dos tendencias en las que ya estábamos trabajando: desarrollo de productos saludables y el compromiso con la calidad y la seguridad alimentaria” explica Pons. Además, el consumidor quiere estar informado y la transparencia y la comunicación son imprescindibles La sostenibilidad será la siguiente ola que llegará cuando pase la pandemia, “hay que hacer ese equilibrio entre sostenibilidad y precio asequible”, apunta Pons.

Lecciones aprendidas

El presidente de Importaco se ha referido a las lecciones aprendidas con la pandemia. Entre ellas, la importancia de escuchar globalmente para actuar localmente, “debemos adecuarnos a cada uno de los momentos y cada una de las zonas”. Además, hay que saber anticiparse y tomar decisiones valientes, “si anticipas y pivotas tu estrategia, ganas”. Y la importancia de un liderazgo comprometido con las personas para generar confianza, “hay que dar ejemplo”.

“La pandemia nos ha hecho ser más conscientes de que son las personas y los clientes lo verdaderamente importante”, explica Pons. “Un equipo cohesionado y resiliente capaz de sobreponerse a la adversidad y saber qué valora el cliente de nosotros para potenciarlo y mejorar su experiencia”.

Maite Marín ha destacado: “Hemos aprendido a sonreír con la mirada, sabiendo el enorme esfuerzo y sacrificio que están realizando los niños y adolescentes para adaptarse a la situación. Las familias han sido un apoyo fundamental”.

“En los momentos complejos las personas son capaces de sobreponerse, de ser resilientes, de dar lo mejor de sí mismos y es cuando se demuestra el liderazgo compartido y la implicación”.

S/V
555 visitas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar