Cerrar

Un paseo con Diego Ballesteros, fundador de Bewe.io y Ancla.Life

Centro Europeo de Empresas e Innovación de Valencia

Centro Europeo de Empresas e Innovación de Valencia

Publicado el miércoles, 14 de diciembre de 2022 a las 12:13

Mostrar ampliado

Diego Ballesteros, fundador de Bewe.io y Ancla.Life

Diego Ballesteros, fundador de Bewe.io y Ancla.Life

Lo tiene clarísimo, si no hubiera sido emprendedor sería Indiana Jones. Repite las cosas 80 veces, a sus hijos y a su equipo. Gran parte de su negocio está en Latinoamérica, va a otro ritmo. Es idealista de todo. Le definen como una persona muy íntegra. Anda rápido y siempre va escuchando música o algún podcast.

El jet lag le afecta mucho cuando cruza el charco. Aprovecha el fin de año para dar un paso hacia delante y desarrollar un aprendizaje nuevo “intento dar una pensada a cómo mejorar”.

Prefiere estar más relajado por la mañana, haciendo deporte, meditando, un espacio para Ancla.Life y temas familiares. Come pronto y las tardes las dedica a su empresa, bewe.io. Duerme entre 7 y 8 horas, un sueño reparador. Es una de las cosas que ha conseguido estabilizar mucho.

Las manualidades de casa siempre habían sido ciencia ficción para él, ahora ha encontrado en esta afición una manera de relajarse que nunca hubiese creído. Su nuevo reto es poner el sistema de domótica en toda la vivienda.

Sonríe cuando hablamos de valores, “intento que la integridad marque mi camino como emprendedor y también como persona”. Y añade, aunque suene a tópico, la humildad y la honestidad.

Se considera un padre relativamente moderno y le gusta entender el mundo de sus hijos. Le hemos visto compartir en redes el concierto de Guns N'Roses en Sevilla con su hijo, “brutal, una experiencia única”. También Metálica y Queen. Ambos están centrados en hacer check cada vez que viven un concierto juntos.

“Pienso que gran parte de lo que estoy haciendo y consiguiendo impacta directamente en mi familia. Mi trabajo me permite estar cerca de ellos. El emprendimiento es duro pero si las cosas salen bien puedo invertir al máximo en su educación y formación, cosas que por ejemplo yo no he tenido. Las cosas materiales van y vienen pero la formación y el desarrollo personal es lo más importante, es la parte que me motiva”. 

 

“El que hagas lo que se debe hacer aunque no te estén observando es algo que te marca como persona y te identifica siempre”

 

México, Bogotá, Puerto de Santa María y recientemente ha vuelto a instalarse en Madrid. En estas ciudades ha vivido Diego Ballesteros. También ha viajado muchísimo y después de tantos años entre aviones va notando el cansancio. 

“Madrid está preciosa. A veces es un poco acelerada pero me espera una etapa apasionante en lo profesional y en lo personal”. Le encantaría terminar adecuadamente su proyecto y dedicarse a tiempo completo a Ancla.Life. 

Por la experiencia vivida siente que su camino está más en ayudar a los demás que en desarrollar proyectos. “No me veo muchos más años, quizá la compañía se incorpore a algún grupo más grande o..” le pregunto si a la vista hay un exit -sonríe- “no soy un hombre de estar 30 años en una compañía” puntualiza.

“Con bewe estoy feliz, he tenido muchas piedras en el camino pero estoy orgulloso de haberlas superado. Como emprendedor me siento muy contento del camino que he recorrido con este proyecto. Afronto la gestión de este proyecto que es muy ambicioso desde la tranquilidad y estabilidad”.

Su foco tiene dos caminos, uno es el del bienestar y el balance que lleva tiempo queriendo encontrar. El otro, el que como emprendedor siente que es su último proyecto y está muy enfocado en los aprendizajes y todo lo que necesita incorporar para que bewe vaya bien. Está centrado en tener el equilibrio personal y en desarrollar todo lo que le pueda faltar para poder terminar con éxito esta última aventura.

“El que hagas lo que se debe hacer aunque no te estén observando es algo que te marca como persona y te identifica siempre”. Desde que empezó su primera startup ha sido algo que tenía muy inculcado por su familia y 25 años después, la gente que le conoce lo considera una persona muy íntegra. Es un valor que se ha llevado a sus startups.

 

Buena alimentación, descanso y actividad física, pilares para construir una persona sana

 

En primavera de 2020 se dió cuenta de que tenía depresión. Sus valores eran los mismos, lo que cambió fue el estrés brutal que acumulaba día a día y le hacía pasar por momentos complicados. Ira sin sentido, estar acelerado y crisis de ansiedad, “cuando pasé por este proceso cambiaron las prioridades. A partir de ahí es como un renacer”

Considera que los pilares para construir una persona sana son una buena base de la alimentación, descanso y actividad física. “Es curioso pero a veces hasta que no ocurre algo fuerte en tu vida no decides meter en secuencia principal el sueño, la alimentación y el deporte. No les prestas la atención debida pero lo que siempre me llama la atención es que no nos enseñan esto desde pequeños. Es algo tan básico para tener ese equilibrio y ser felices que no puedo entender cómo no es prioritario en nuestra formación. El sistema educativo debe intentar poner un poco de atención en ello”.

Si retrocediera hay muchas cosas que no haría. Ha cambiado principalmente tres cosas para estar más tranquilo y tomar mejores decisiones: no trabajar jornadas de 14 horas por sistema, “era insultante y ridículo las jornadas a las que me exponía”; la forma de afrontar los problemas, “antes entraba en unas crisis de histeria con temas profesionales que no tenían sentido y hoy tampoco los afronto de esta forma”, y tercero y quizá lo más importante es que “ya no soy una extensión de mi empresa”.

 

“Tuve la suerte de cerrar una ronda pero el precio que pagué fue muy alto”

 

“Había marcado mi carrera y creo que la de la mayoría de los emprendedores. Si los proyectos van bien, nos sentimos súper héroes. Si van mal nos sentimos una mierda. La palabra es obsesión, eso es lo que nos ocurre”.  

“Gestioné fatal la incertidumbre, terriblemente mal, tan mal que fue la chispa que encendió el mogollón que tenía acumulado de años atrás. Estaba encerrado prácticamente todo el día en el despacho que tengo en casa que  es como un estudio en la parte de arriba de la casa con ducha y baño. En su día lo diseñé para que fuera un sitio de trabajo pero no para encerrarme en plan cueva”.

“Tuve la suerte de cerrar una ronda pero el precio que pagué fue muy alto. Enseguida llegó la depresión profunda que fue muy complicada. A partir de ahí el reinventarme. Lo que siempre digo es “bendita depresión porque si no hubiese llegado habría hecho muchas estupideces y afortunadamente fue un freno en seco y me hizo que volviera a mi esencia”.

Ese ADN emprendedor lo puso a trabajar para solucionar el problema, aunque comenta que estaba muy bajito de energía, puso todo el foco para intentar entender. Le generaba ansiedad no saber qué le había pasado. Pero consiguió entender cómo funciona nuestra mente, cómo afecta a nuestro cuerpo, qué supone el estrés crónico y se preguntó qué había estado haciendo toda tu vida. “De aquí nace Ancla y necesitaba contarlo al mundo”.

 

Un libro: ‘Invicto’ de Marcos Vázquez. Creo que el estoicismo ha ayudado al nuevo Diego Ballesteros.

Una canción: Para mí, la mejor canción de la historia de la música es Bohemian Rhapsody, de Queen.

Una película: En busca del arca perdida

Un personaje que te haya marcado: Indiana Jones.

Un inversor: Luis Cabiedes. Nunca ha sido inversor mío pero lo destaco por dos razones: porque tuve la suerte de conocerle cuando era becario en Europa Press y creo que parte de lo que ví y aprendí en esa beca me hizo luego emprender. Lo segundo, porque al ser filósofo es un inversor que tiene un prisma de las cosas radicalmente distinto al resto. Es directo y transparente.

Un CEO: De los emprendedores que más admiro como CEO es François Derbaix.

Palabra favorita: Resilencia.

Una comida: La tortilla de patata que cocino.

Un restaurante de tu ciudad: Las Rejas, en la Playa de Bolonia (Cádiz). Una taberna que me tiene atrapadísimo, te comes unos chicharrones de chiclana y una tortilla de camarones que te vuelves loco. 

¿Con quién te tomarías un café?: Con Marcos Vázquez.

¿Con quién conversarías off the record?: Con Felipe González.

-


Paseo anterior con Jesús Alonso Gallo, emprendedor e inversor en serie.

5
2.373 visitas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar